Guía para utilizar copa menstrual

Copa menstrual – la solución polivalente para la higiene mensual


Cada vez es más común oír hablar acerca de la copa menstrual. ¿Qué ventajas ofrece y como se utiliza? En nuestra guía sobre la copa menstrual podrás encontrar lo imprescindible que necesitas saber.
  • Fabricada de silicona médica proveniente de Alemania
  • Reutilizable durante muchos años, de esta manera es más económica que las compresas o tampones.
  • Ahorra sitio cuando viajas.
  • Al nadar o estar en la sauna, no sobresale ningún hilo molesto.
  • Puede aliviar el dolor menstrual.
  • No hay deshidratación de la flora vaginal.
  • Sin olores desagradables.
  • Sostenibilidad: se producen menos residuos.
  • Tiempo de uso prolongado hasta el cambio.
  • Recomendado por ginecólogos y parteras.

¿Cómo puedo saber el tamaño perfecto para mí?

La copa menstrual Duchesse debe ajustarse bien, no debe resbalar y debe ser fácil de insertar y de quitar. El tamaño correcto depende del flujo menstrual y de tu complexión corporal. La altura y el peso no importan. El tamaño correcto depende de los siguientes factores:

Los factores importantes son:

El flujo menstrual: el tamaño pequeño es suficiente para un sangrado leve. Si el flujo es más abundante, deberías utilizar una copa más grande o vaciarla a menudo.
Estado del suelo pélvico: la mayoría de las copas están disponibles en 2 grados de dureza. Básicamente, cuanto más entrenado esté el suelo pélvico, más dura deberá ser la copa menstrual para que quede bien ajustada y que no gotee. Si practicas con regularidad deportes como equitación, pilates, danza del vientre o ballet, necesitarás una copa menstrual más dura (p. ej. Selenacup Active). Las mujeres que son más jóvenes y aún no han dado a luz generalmente pueden utilizar una talla más pequeña (por ejemplo, Duchesse talla S). Las mujeres que ya son mayores o que ya han dado a luz, por lo general necesitan una copa menstrual más grande (por ejemplo, Duchesse talla M).
Ubicación del cuello uterino (cérvix): En principio, si el cuello uterino está en lo alto de la vagina, necesitas una copa menstrual larga. Si está cerca de la entrada de la vagina, necesitas una corta. Para saberlo, lávate las manos, inserta un dedo en la vagina y pálpala en todas las direcciones hasta que encuentres un hoyuelo en forma de rosquilla, similar a la punta de la nariz o la punta del pene. Recuerda lo lejos que tienes que insertar el dedo. Si tienes que insertarlo completamente o casi completamente (o no encontraste nada), necesitas la talla L o M. Si tienes que insertar el dedo hasta la mitad, la talla M o S te irá bien. Si encuentras el cuello del útero muy por debajo, que solo tienes que insertar el dedo hasta la primera articulación, necesitas la talla S. Si tienes que insertar el dedo hasta la mitad, la talla M o S te irá bien. Si la S sigue siendo demasiado larga, puedes darle la vuelta a la copa para que el anillo esté dentro, o cortar el anillo y limar los bordes.

Modo de utilización

Colocación

Antes del primer uso: tómate tu tiempo y no lo hagas con presión o nervios. Puedes probarla antes de tener el periodo e intentarlo despacio. Si en el primer intento no lo consigues, ¡No te desanimes! Pueden ser necesario un par de intentos hasta que quede colocada correctamente, pero ¡vale la pena!
  1. Higiene: lavarse bien las manos.
  2. Doblar la copa: dobla la copa menstrual en una de las posibles técnicas de plegado (ver figuras). Se puede humedecer con un poco de agua o lubricante para facilitar su inserción.
  3. Encontrar una buena posición: por ejemplo, coloca un pie en el borde de la bañera o del inodoro o en cuclillas.
  4. Colocación: inserta la copa menstrual con el lado doblado hacia adentro. Sostenla con los dedos pulgar e índice. Atención: Una copa menstrual no debe ser tan profunda como un tampón, una vez dentro, el extremo debe ser fácil de tocar.
  5. Comprobación: si has colocado la copa correctamente, ésta se debe desplegar por dentro. Comprueba si estás cómoda al sentarte. Lo ideal es que apenas sientas nada.
Pliegue C
Pliegue S
Pliegue concha
Pushdown

Retirar la copa:


  1. Lávate bien las manos
  2. Inserta el pulgar y el índice en la vagina y coge el pequeño tallo al final de la copa menstrual. Atención: ¡no tires con fuerza del tallo! De lo contrario, se formará un «efecto vacío».
  3. Presiona ligeramente la parte inferior de la copa menstrual con el pulgar y el índice para romper el «efecto vacío». Luego tira lentamente hacia abajo y vacíala directamente en el inodoro.

¿Cómo se limpia la copa menstrual?

Durante la menstruación es suficiente con limpiar la copa menstrual con agua y jabón de pH neutro. En un baño público se puede limpiar con papel higiénico, una botella de agua o toallitas húmedas. Pero también se puede orinar sobre ella, la orina es (si se estás sana) estéril y, por lo tanto, muy adecuada.

Antes del primer uso y antes de cada periodo menstrual debes limpiar un poco más a fondo tu copa menstrual. Puedes, por ejemplo, usar una taza normal, llenarla con agua hasta que la taza esté completamente cubierta y, colocarla en el microondas durante cuatro a ocho minutos (depende del aparato) a plena potencia.

Por supuesto, también puedes poner la copa menstrual en una olla con agua y hervirla durante tres minutos. Sin embargo, asegúrate de que no se quede en el fondo de la olla porque podría dañarse. Por ejemplo, puedes ponerla en un batidor. ¡Nunca dejes la olla desatendida!

Si se decolora, puedes utilizar pastillas para limpiar la dentadura: coloca la copa menstrual en un recipiente con agua y una pastilla durante la noche, y luego aclárala bien con agua. Si es necesario, los pequeños orificios en el borde se pueden limpiar con cepillos interdentales.

Asegúrate siempre de mantener una buena higiene para que la flora vaginal se mantenga en equilibrio.

¿Cómo limpio la copa menstrual después de una infección por hongos?
Después de una infección por hongos (o inflamación vaginal), es particularmente importante que limpies bien tu copa menstrual para evitar la reinfección. Hierve la copa 3 veces durante 20 minutos en una olla con abundante agua. Lo mejor es poner la copa en un batidor para evitar que se dañe. ¡Nunca dejes la olla desatendida!
Permite que tu copa menstrual se seque al aire libre entre los tiempos de cocción. Esto también matará las esporas. También recuerda lavar la bolsa de almacenamiento por lo menos a 60 grados.